AÑOS & DAÑOS

Cuando "duele todo", estos son los mejores alivios naturales

Músculos agarrotados, articulaciones que molestan, todo esto puede ser producto de un día de esfuerzos, un cambio de estación, el sedentarismo o el paso de la vida. Hay 3 excelentes remedios caseros que desinflaman y tienen un efecto relajante y analgésico.

Escrito en SALUD el

Cuando el cuerpo pide ayuda o nos reclama porque nos hemos excedido en la actividad, podemos usar alguna de estas opciones.

Laurel

 El laurel se considera un calmante muy eficiente del dolor, sobre todo en caso del que proviene de condiciones reumáticas. Según un estudio de la Universidad de Viena ( Austria)  el aceite esencial que contienen las hojas de laurel tiene efecto analgésico, antiinflamatorio y sedante en pruebas de laboratorio. 

Uno de los usos más efectivos es el de diluirlo en aceite de oliva o almendras, en una proporción de 2 gotas cada 10 ml de aceite, y usar este para realizar masajes suaves en las zonas afectadas.

También el laurel se puede tomar también en infusiones de dos hojas secas por taza de 200 cc, 2 a 3 veces diarias. Otra manera de aplicarlo es mojar paños en infusión de esta hierba: Hervir un litro de agua y después añadir 10 g. de hojas de laurel. Cuando el líquido ya esté tibio, mojar un paño y aplicarlo en la zona dolorida. 

Cúrcuma

La cúrcuma, una especia que tiñe de amarillo, se utiliza habitualmente para condimentar arroz. Sin embargo, es un analgésico y antiinflamatorio reconocido y  uno de los remedios naturales para el dolor de cintura o ciática.

Se utiliza sola, diluida en agua, o en la llamada leche dorada o leche de cúrcuma, donde la combinación de esta especia con jengibre aumenta hasta cuatro mil veces su absorción en el intestino. Siempre en este caso conviene que se beba tibio.  La única advertencia es que no deben tomarla quienes padecen cálculos en la vesícula, porque estimula mucho los movimientos de la zona biliar. 

Para preparar la leche dorada se necesitan 2 tazas de leche vegetal,  a su elección (de almendras, de quinoa, etc), 1 cucharada de miel de abejas pura o miel de caña, 1/2 cucharadita de cúrcuma, 1/4 cucharadita de canela y 1/4 cucharadita de jengibre molido. Se mezcla en la licuadora,  puede entibiarse y tomarse como desayuno. Una vez ingerida, es mejor esperar 30 minutos para ingerir otro alimento.

Sales de Epsom

Contienen sulfato de magnesio y este mineral ayuda en la relajación muscular, favorece el equilibrio en la conducción nerviosa y fortalece los huesos. Se hacen baños sumergiéndose en el agua con sales. Puede ser una práctica periódica: hacerlo una vez por semana mantiene el cuerpo más relajado y sin dolor. El agua se utiliza caliente y no hay que sumergirse por menos de 15 minutos. Para un recipiente de 10 litros de agua es suficiente ½ taza de sales. En caso de llenar la bañera, se usan 2 tazas.