ENTREVISTA

Mauricio Paniagua sobre su experiencia en Pipa, la nueva película de Netflix: "Luisana es muy buena compañera y te hace las cosas más fáciles"

En diálogo con Pronto, el actor que saltó a la fama con Monzón habló sobre su experiencia en el nuevo film de la plataforma y de su trabajo con Lopilato.

Por
Escrito en ESPECTÁCULOS el

Este miércoles 27 de julio llega a Netflix Pipa, la nueva producción nacional de la plataforma, dirigida por Alejandro Montiel y basada en el personaje de las novelas de Florencia Etcheves. Protagonizada por Luisana Lopilato, es la última película de la trilogía de Manuela 'Pipa' Pelari, que ya cuenta con Perdida y La corazonada.

Podría interesarte

¿De qué se trata? Rodada mayormente en Salta y Jujuy, esta nueva entrega sitúa a la protagonista varios años después de los hechos de Perdida y alejada de su trabajo en la Policía. Su tía, Alicia Pelari, la lleva a vivir a La Quebrada, un pueblo pequeño del Norte Argentino. Cuando en el lugar se da una sorpresiva muerte, Pipa se ve arrastrada una vez más a los lugares de los que creía haber escapado. 

El elenco está integrado además por Mauricio Paniagua, Inés Estévez, Ariel Staltari, Paulina García, Malena Narvay, Aquiles Casabella, Benjamín Del Cerro, Santiago Artemis, Laura González, Ivonne Quispe, Mercedes Burgos y Javier Flores, entre otros.

En una entrevista con Pronto, el actor oriundo de Misiones, Mauricio Paniagua, quien saltó a la fama por haber interpretado a Carlos Monzón de joven en la serie Monzón (2019), habló sobre su experiencia en Pipa.

 

-¿Cómo te sentís frente a un estreno, hay nervios, ansiedad, cuales son las sensaciones?

-Siempre hay nervios, siempre hay ansiedad, porque sino no estaríamos acá. Contento, por supuesto, porque cada vez que hay un estreno uno se encuentra con el material terminado y tener la posibilidad de verla me pone feliz. Tenía esa ansiedad y por suerte pude verla ya dos veces, pude compartirla con mi familia porque justo estaba en Misiones y pude verla con ellos. 

 

Mauricio Paniagua y Luisana Lopilato en Pipa 

 

-Luisana Lopilato es la protagonista de esta película y quien ya viene haciendo este papel hace varios años, ¿cómo fue tu experiencia trabajando con ella?

-Ella es la que comanda y la que lleva la batuta en esta película y me sentí súper cómodo. Yo siento que me adapté, ella es muy buena compañera también, te hace las cosas más fáciles. Mi personaje, Rufino Jeréz, es un cabo del norte de Argentina que tiene ascendencia nativa y tuve que trabajar un poquito el acento norteño. Yo tuve de ventaja que no soy porteño, no tengo el ‘yo’ o el ‘ye’ pegados. Y después obviamente trabajando con los actores y las actrices de Salta y Jujuy que participaron y que hace que la película tenga ese condimento natural.

 

-¿Cómo fue la experiencia de rodaje en el Norte? ¿Cómo los recibieron los locales de esos lugares donde rodaron? 

-Imaginate, para mí fue todo nuevo porque no conocía ni Salta ni Jujuy. Entonces ir a rodar, encontrarte con gente allá, que ellos vean cómo es rodar una película y que formen parte de esto. Yo estaba súper contento con la posibilidad de tener contacto con la gente de allá, estaban re felices. Esto genera también mucho trabajo, mano de obra, nosotros estábamos rodando en post pandemia, estábamos un poco sensibles, y se manejó todo muy bien, con mucho profesionalismo. La gente de allá era muy amorosa. Yo vengo de una ciudad turística entonces había algo muy familiar para mí. A mí me tocó estar en Purmamarca y en Salta y son así súper serviciales, muy atentos, entonces sentía que estaba con mi gente.

 

-Cuando no estaban rodando, ¿qué hacía el grupo de actores? ¿Pudieron salir a conocer lugares turísticos?

-Post pandemia no había esa libertad de armar ese grupo e irse a diferentes lugares, cada uno tenía su actividad y cada uno tenía que cuidarse. Teníamos cada uno una burbuja pequeña y sí, en los tiempos libres fui a conocer lugares como las Salinas y varios lugares turísticos que tienen Salta y Jujuy.

 

  

Pipa estará disponible en Netflix desde el 27 de julio

 

-En la película muchos actores que no son del Norte tuvieron que hacer la tonada de allá, ¿es algo que prepararon entre todos o cada uno tuvo su momento de practicarla?

-Dentro de la producción habían coachs que eran de Salta y la gente misma que era de Salta y Jujuy con la que convivimos esos días de trabajo y que uno iba escuchando. A mí me gusta mucho ese desafío de tener que interpretar a alguien que no es de mi zona, de salir de mi acento. En ese sentido me fue fácil. Había actores y actrices de la región y eso lo hizo más fácil. Creo que se logró lo que se buscaba porque los que vieron la película decían que se notaba que era una película de esa región.

 

-En varias entrevistas de hace unos años contaste que para hacer de Monzón tuviste que aprender conocimientos de boxeo que no tenías, para este personaje de policía, ¿tuviste que aprender cosas? Por ejemplo, manejar un arma o alguna otra cosa…

-Sí, por supuesto, cuando encaro un nuevo personaje o proyecto hay un montón de cosas que uno cree saber y otras cosas que no. En este caso obviamente vos mencionaste cómo agarra un arma un policía que está dentro de una fuerza es distinto a alguien que no tiene nada que ver con la fuerza. En mi caso tuve entrenamiento de armas, de cómo camina un policía, cómo empuña un arma. Sí, tuve preparación, la producción estuvo acompañándome con eso también y con los diferentes compañeros que formábamos parte de la comisaría de La Quebrada hemos compartido entrenamientos, de cómo nos íbamos a mover… Y después bueno la dirección de Alejandro y de Mili Roque Pitt que estaban ahí y tienen la película más clara que nosotros, entonces era una libertad, en cierto sentido, tenerlos a ellos acompañándonos a nosotros.