¿SE DIJERON ADIÓS?

Christian Petersen se separó de su novia Sofía Zelaschi: “Decidimos ser muy buenos amigos”

El cocinero de El gran premio de la cocina anunció que terminó su relación con la joven de 26 años.

Por
Escrito en ESPECTÁCULOS el

En el mes de enero, Christian Petersen (51) confirmaba su historia de amor con Sofía Zelaschi (26). Ambos se conocieron en los pasillos de El Trece cuando formaban parte de El gran Premio de la Cocina. Él separado y con tres hijos y ella, madre de un niño de 4 años, habían decidido emprender una aventura hacia el amor.


Sin embargo, en las últimas horas, Petersen anunció que su historia con Sofía tomó un camino diferente y que ahora, sólo serían amigos. Así lo reveló en diálogo con Mitre Live, donde el chef que estuvo en matrimonio 14 años y también en pareja con Maju Lozano, contó el motivo de esta decisión.


"No estoy de novio, es una relación bastante particular. Salgo con Sofía, que es un chica que conocí en el Gran Premio de la Cocina. Somos más amigos que novios. Pasamos por etapas muy lindas en la pandemia. Nos pusimos de novios en la pandemia. Pasamos la pandemia juntos y hace un mes decidimos ser amigos", expresó Petersen, en diálogo con el conductor Juan Etchegoyen.

Christian Petersen y Sofía.


"Esto porque llegó el verano, el tema de los proyectos pero no somos una pareja convencional, somos diferentes...Siempre una época de amistas, vivimos juntos un tiempo y después cada uno en su casa. Trabajamos juntos también, ella tiene una productora de eventos para catering y yo la estoy ayudando y ella me ayuda mucho", continuó.


Allí, el chef explicó las razones por las cuales decidieron cambiar su forma de vincularse: "Si fuese más formal diría que no estamos de novios, somos muy amigos. Y fuera un poquito más moderno diría que no la puedo encasillar en ninguna relación . La adoro, podemos estar toda la vida juntos pero no somos nada formal, la familia Ingalls y eso". 

Christian Petersen y Sofía.

También te puede interesar: Christian Petersen sorprendió a Carina Zampini: el inesperado piropo al aire